IGOR (Santo Grial del Underground)


Prólogo Afganistán, Helmand, año 2014

La guerra cambia a las personas. Por más que lo desees, cuando participas en una te das cuenta de que tu vida jamás volverá a ser lo que era, porque los amigos quedan atrás, al igual que las cosas que antes disfrutabas; todo eso se convierte en un sinsentido, porque, lo que antes te parecía importante, de pronto no es más que una nimiedad, pues la vida comienza a tener otro valor. Participar en una guerra no resulta fácil; cuando estás en el frente, te percatas de que tu concentración es lo único que te salvará o te matará. Hay un momento en el que dejas de pensar en lo que verdaderamente te ha traído hasta este punto, porque lo único que tiene valor es salvar tu vida, completar la misión asignada. Cuando estás en una situación de vida o muerte, tus sentidos se agudizan de puta madre, y tu mente se limpia y almacena cada detalle a tu alrededor, porque cada error y cada acierto se convierten en lo que te regalará un día más en tu existencia o acabará con ella. No obstante, también hay otros momentos en los que el pasado es como una vieja película que transita y transita sin parar por tu cerebro, convirtiendo los recuerdos en hechos tempestuosos, transformándose en el único salvavidas que tienes para mantenerte cuerdo, puesto que te sirven para ser consciente de que hay otra manera de vivir que no es rodeado de muerte y armas; sin embargo, no puedo decir a ciencia cierta qué forma de vida prefiero. Me alisté en el Ejército porque quería cortar con la vida que llevaba. Desde que tenía uso de razón, los excesos y las putas en mi cama, cada noche, eran una repetición continua, y es que, según mi padre, eso era lo único que tenía sentido en la vida: disfrutar y pasarlo bien, sin importar qué hacer para conseguirlo. A mi mente viene el recuerdo de esa mañana en particular…

Me desperté en la cama de mi padre con dos mujerzuelas a nuestro lado; siempre había vivido con él, o al menos no recordaba haberlo hecho nunca con mi madre… De ella, lo único que había heredado era el color de los ojos. Miré a la chica que dormía sobre mi pecho, una joven afroamericana de tetas grandes; yo siempre fui un chico de tetas…, me gustaba chuparles los pezones y mordérselos. Dejarles marcas en los senos era mi mayor fetiche, así que lo más probable era que a ésa la hubiese conseguido yo, aunque seguramente habíamos compartido a ambas con mi padre a lo largo de la noche. Me quité a la chica de encima, y me sentí con una resaca del demonio. Me levanté y, tambaleando, me dirigí al baño. Oriné en el inmundo retrete, al que sin duda le hacía falta un aseo, y luego me lavé la cara. Estaba asqueado y harto de amanecer al lado de una mujer de la que desconocía su nombre, porque estaba tan drogado y tan borracho que ni siquiera recordaba cómo había llegado hasta mi cama… En ese caso en particular, a la de mi padre. Así que, después de vestirme con una camiseta negra desteñida, unos gastados pantalones vaqueros y una roída chaqueta de cuero, salí de la repugnante casa que ocupábamos en Fuller Park, Chicago, un barrio infestado de pandillas, más concretamente en el vecindario Austin, sitio liderado por los Mickey Cobras; yo formaba parte de ellos, por supuesto. No conocía otra vida, pero esa mañana, por algo en particular que en ese momento no terminaba de comprender, me sentía asqueado de todo. Con el correr del tiempo me di cuenta de que había varias cosas que habían empezado a molestarme en la organización de la pandilla, entre otras la fuerte influencia islámica que la cosa estaba tomando, pero, si eras un miembro de ellos, no había opción, estabas dentro o no estabas, y yo sabía demasiadas cosas como para que me dejaran ir así porque sí. Empecé a caminar sin rumbo. En la esquina me encontré con otro de los integrantes de la pandilla, con quien chocamos las manos a modo de saludo. —Oye, ¿vas para el palacio, Gigoló? —Luego, Spiderman; antes tengo que hacer un encargo para mi padre —le contesté a Michael Creek, llamándolo por el alias con el que era conocido en la pandilla, tal como él había hecho conmigo. Mi apodo me lo había ganado porque decían que tranquilamente podría trabajar de acompañante femenino si lo deseara; mis facciones y mi físico me ayudaban a pasar inadvertido, pues no tenía el aspecto de un pandillero, según ellos; además, mis rasgos étnicos tampoco eran tan afroamericanos, tal vez por la mezcla de sangre entre mi padre y mi madre, que era sueca. Por eso, a menudo mis trabajos consistían en infiltrarme para conseguir información, puesto que podía pasar desapercibido muy fácilmente, no hablaba como un pandillero y destilaba carisma. Los ocho hermanos de Spiderman también formaban parte de nuestra pandilla, y el mayor de ellos, Jason Creek, alias Maniac, era uno de los miembros del consejo. Él era quien había metido al imbécil de los BC* en nuestra organización, trayendo consigo esas doctrinas islámicas que detestaba; doctrinas que en el pasado ya habían querido introducirse y que nos habían llevado a una guerra con The Rukns y los Vice Lords por la muerte de uno de nuestros líderes, que se oponía a los cambios. —Hoy hay reunión, ¿lo recuerdas? —Sí, sí, allí estaré. Maldije por habérmelo encontrado. ¡Joder!, no quería que nadie viese a dónde me dirigía. Hacía varias semanas que había comenzado a asistir a clases de kick boxing con el viejo Rude Magic. El pobre imaginaba que con sus enseñanzas podría sacar a todos los pandilleros de las calles, tentándonos con el deporte para que cambiásemos nuestras actividades por el ejercicio físico; aunque yo sabía que dejar la pandilla no era una opción para mí, me entretenía practicándolo…, así podía eliminar una buena carga de adrenalina. Siempre había sido un chico muy inquieto y, además, asistir a esas clases me hacía sentir un poco más normal. Continué andando, mirando disimuladamente hacia todos lados, pues en el vecindario siempre parecía haber ojos que vigilaban tu espalda a todas horas. Los Mickey Cobras se dedicaban al negocio de las drogas y su mayor fuente de ingreso era la distribución de marihuana, cocaína y heroína a otras bandas. Mi padre también había sido un miembro de la pandilla, pero cuando ésta era conocida con el nombre Stone Cobras; él luchó por el control del territorio y el poder de nuestra facción en la época más cruda de guerras de pandillas, allá por los años setenta, contra los Vice Lords, los Harper’s Boys, los Black Stone Rangers y los Devil’s Disciples. Caminé en sentido opuesto al Fuller Melville Park y, aunque tenía claro que me llevaría más tiempo llegar, no me importó; quería evitar a Spiderman a toda costa.

* BC: siglas de la pandilla Black Disciples, que opera en Chicago en la actualidad.

En el trayecto me encontré con Arya Campbell. ¡Joder!, cómo me gustaba esa chica, pero sabía que con ella no tenía posibilidades. Yo era un pandillero y su familia lo sabía; además, su casa estaba en venta, muy pronto se irían del vecindario. Ellos eran de las pocas familias blancas que quedaban por allí, y ése era el mayor impedimento para que su padre me aceptara: mi piel era morena, porque mi padre era un negro, y los blancos no quieren a un pandillero hijo de un negro merodeando cerca de su familia…, pero, como mi otro nombre es Riesgo, me detuve de todas maneras. —Hola, Arya. —Grayson. Dijo mi nombre de forma dubitativa, pero en su voz sonó de modo celestial. Automáticamente empecé a caminar a su lado, y ella miró hacia atrás; se la notaba nerviosa y su sonrojo al verme resultó más que evidente. —¿A dónde vas? Te acompaño. Ella volvió a mirar hacia atrás. —¿Qué pasa? ¿No te permiten hablar conmigo? —Soy mayor de edad, Grayson. A mí nadie me dice con quién debo o no debo hablar, yo elijo. —Pero supongo que a tu padre no le gustaría verte conmigo, soy descendiente directo de un negro. —Vivimos en un barrio liderado por los afroamericanos. Nosotros somos los raros en este vecindario. —¿Por eso os vais a ir? Ella negó con la cabeza. —¿Es malo querer progresar? —me devolvió una pregunta. —No, no lo es. —Nos vamos porque mi padre, después de tantos años de trabajo, por fin ha podido comprar nuestra propia casa. —Acepta salir conmigo. —Me puse frente a ella, sujetándola por los hombros— . Te propongo una cita: iremos al centro de Chicago, a comer a algún restaurante bonito. —Grayson… Soy consciente de que la estaba mirando más entusiasmado de lo que hubiese debido, pero no podía evitarlo. Yo jamás me sentía indeciso con ninguna mujer, pero con ella me volvía un inexperto. —Ok. —Perfecto, pasaré a recogerte a las cinco. —Espera… Tu color de piel y el de tu padre no son un impedimento, pero sí que seas miembro de los Cobra. Compréndelo, no es nada personal, pero… mi padre no lo aprobaría y no quiero tener broncas con él. —¿Dónde quieres que nos encontremos? —¿Conoces a mi amiga Indra? Asentí. Con tal de salir con ella, no me importaba convertirme en un lameculos sin orgullo. —Pásame a buscar por su casa. Apunta mi teléfono. Me lo dictó y rápidamente lo registré en mi móvil. —Avísame cuando estés en la esquina y saldré. Levanté la vista de la pantalla y la miré fijamente. Mis ojos traspasaron sus iris, del mismo color que los míos, aunque los de ella eran de un azul más oscuro. Mi dura expresión le demostró que sabía perfectamente en lo que me estaba metiendo, pero ella me gustaba tanto que… joder, parecía un idiota sin honor. —¿Me convertirás en tu sucio secreto, Arya? —Me gustas, Grayson, quiero salir contigo. ¿No es eso suficiente? Moví la cabeza rápidamente e impacté contra sus labios, robándole un beso. —Por ahora es suficiente. Estamos a una manzana de tu casa y no quiero que tengas problemas, lo que no significa que sea un miedoso, no te confundas. —Lo sé. Gracias. —Ella se tocó los labios. —Eso no se acerca siquiera a cómo deseo besarte. Su pecho se agitó ante mis palabras. No me quitaba los ojos de encima, y sabía perfectamente a dónde iba dirigida su mirada: a mis labios. —A las cinco en casa de Indra, lo tengo. —Sí, te estaré esperando. —Como si tuvieras otra opción. —¿Perdona? —Serás mía, Arya —le anuncié, acercándome demasiado a su oído—. No me importa a quién tendré que derribar en el camino si al final estás tú como premio. Ese día supe que quería cambiar, que deseaba ser aceptado por ella y por su familia, así que, cuando llegué a Fuller Melville Park, miré al viejo Rude sin atender a su reprimenda por haber llegado tarde. —¿Me estás escuchando? —Quiero estudiar —solté rotundamente—, pero no veo la forma de hacerlo sin que la pandilla se entere —confesé sin vergüenza. El viejo Magic me miró ilusionado; advertí chispas de emoción en sus ojos, a pesar de que intentó ocultarlas…, pero yo era muy perceptivo, así que lo noté de todas formas. —Te ayudaré a sacarte un examen GED* en línea —indicó. Por supuesto, no tenía ni la más puta idea de lo que estaba hablando, pues creía que sólo asistiendo al colegio podía hacerlo. Me agarró por el cuello y me llevó hacia su oficina; allí, me hizo sentar frente a su escritorio y él se acomodó al otro lado mientras abría su portátil. Podía notar claramente en lo que estaba a punto de convertirme: en su conejillo de Indias que salvar. —El examen GED, o General Educational Development Test, consiste en aprobar cuatro materias para conseguir un título académico de estudios secundarios: estudios sociales (educación cívica, historia, economía y geografía), razonamiento a través del lenguaje (lectura y escritura), matemáticas y ciencia —comenzó a explicarme—. El curso se puede realizar a distancia, y también incluye clases interactivas online con los profesores, lo que significa que puedes hacerlo desde aquí, con mi portátil, o también puedes hacerlo desde tu móvil, pero conozco a alguien que, además, puede darte clases particulares: mi mujer es profesora, y estoy seguro de que estará encantada de ayudarnos.

Grayson King salió de su ensimismamiento, dejando en el olvido sus recuerdos, cuando el camión que los transportaba atravesó un cenagal para coger la carretera exterior hasta la zona del campamento donde se había activado un código tres. Grayson era el sargento encargado de ese pelotón y desde hacía dos años estaba destinado en Helmand, una zona al sur de Afganistán con una larga historia de conflictos, en un país devastado tras tantos años de guerra. Ellos pertenecían a las fuerzas de seguridad de Estados Unidos, y el código recibido por radio significaba que alguien estaba trepando a la valla perimetral de la base militar; a menudo eran espiados o vigilados, así que

* El GED (Desarrollo de Educación General, en español) es una certificación que te permite asistir a la universidad tanto en Estados Unidos como en Canadá. Es el equivalente al título de Secundaria que se adquiere en una High School estadounidense.

parecía ser un incidente menor, pero, de todas maneras, debían acudir para cerciorarse de qué se trataba. Hacía varios meses que se había anunciado la retirada de las tropas estadounidenses, pero el repliegue se dilataba en el tiempo cada vez más, pues los ataques talibanes no cesaban; aun así, el Ejército norteamericano continuaba entrenando a los miembros de la policía afgana con el fin de instruirlos para que fueran ellos los que siguieran con la misión. El proceso para que Grayson ingresara en el Ejército no resultó nada fácil, pero estaba orgulloso de haberlo conseguido. Fueron meses muy duros hasta que logró su título GED. En el camino pasaron demasiadas cosas, cosas que lo marcaron, cosas que casi provocaron que lo abandonara todo. Quizá entrar en el Ejército no había sido su primera opción, pero luego se convirtió en su todo. Conseguir estar limpio para anotarse para una entrevista con un reclutador fue lo más difícil, pues resultó ser muy complicado lidiar con su abstinencia al alcohol, a las drogas y a las putas. Jamás lo hubiera logrado sin Rude y sin Victoria. Fue una providencia, además, que él no tuviera antecedentes penales; nunca había sido atrapado en ningún acto ilícito mientras era miembro de la pandilla, así que eso fue un tiro de gracia para cumplir con todos los requisitos para acceder al programa de reclutamiento. Otro tiro de gracia fue que ya era mayor de edad, por lo que, para inscribirse, no necesitó ningún permiso de su padre; de haberlo requerido, estaba casi seguro de que él se habría opuesto, pues jamás hubiera aceptado que Grayson se decidiera por optar a una vida digna y decente. Cada paso que había dado en esa dirección se había vuelto más difícil, pero él era obstinado y tenía claro que nada iba a detenerlo en su propósito; incluso, una vez que fue capaz de entrar en el programa de reclutamiento, le costó mucho superar esos primeros días en los que sólo pensaba en desertar. El entrenamiento no era tan fácil como había imaginado, y se requería una gran fuerza de voluntad para superar cada tramo, pero, como técnicamente no tenía hogar, no le quedó más remedio que quedarse allí. Además, no quería defraudar a Magic ni tampoco a su mujer; ambos lo habían tratado como a un hijo, y lo habían animado a conseguir todo lo que había obtenido. Les debía mucho, les debía todo lo que era en ese momento. Ellos lo habían tratado como una persona y, cuando finalmente lo logró y le asignaron la primera misión en Afganistán, jamás dudó en aceptarla. Se había instruido arduamente para eso, así que allí estaba, cargando su rifle de asalto, que pesaba seis kilos y que formaba parte del conjunto de su equipo, que en total llegaba a pesar sesenta y ocho, sintiéndose orgulloso por primera vez del hombre en el que se había convertido.


73 vistas
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
  • c-youtube
  • Blogger Social Icon

© Copyright 2015 - 2019

Todos los derechos y la información de ésta página son propiedad de:

Fabiana Peralta y www.fabianaperalta.com

Proudly created with Wix.com