LEE EN EXCLUSIVA


El Prólogo y el primer capítulo de "TODO LO QUE JAMÁS IMAGINÉ"

Prólogo

Nicole

Luz y oscuridad, vida y muerte son simplemente dos partes inseparables de la vida. Sin la oscuridad no

conoceríamos la luz y sin la maldad no conoceríamos la bondad. Lo bueno y lo malo van de la mano, no se los puede separar.

MARILYN MANSON

Eran como chisporroteos de sutiles reflejos de luz en los adormecidos recovecos de mi mente, pero luego todo se apagó, volviéndose oscuro.

Hasta que, de pronto, un resplandor me cegó; era una luz muy fuerte que no podía soportar mirar, porque me quemaba los ojos, pero por alguna razón, y aunque me dañaba la vista, la intriga era muy poderosa y quería ir hacia ella, cruzarla, pues creía que, si lo hacía, dejaría de dolerme; estaba segura de que al otro lado todo, por fin, sería calma.

De repente, y no sé a ciencia cierta cómo ocurrió, me encontré corriendo en un interminable camino hacia esa luz. Estaba jadeante por el esfuerzo, pero no conseguía llegar nunca al final para alcanzarla; ansiaba hacerlo, perseveraba en el intento, pero todo parecía inútil, mis pasos se ralentizaban. Agotada, a mitad de trayecto me paré en seco e intenté tomar aliento para seguir avanzando; no obstante, cuando quise retomar mi carrera, detuve la marcha porque creí oír una voz que llamaba a alguien; por un instante dudé de si era a mí a quien se dirigía, y luego me percaté de que sí, de que efectivamente esa persona estaba gritando mi nombre. Era la voz de un hombre que me llamaba con desesperación... «¡Un momento! Conozco esa voz.» Sí, la conocía muy bien. Volví a prestar atención y noté que esos gritos me llegaban desde la negrura; confusa, decidí correr hacia esa voz, pero me detuve nuevamente cuando caí en la cuenta de que le temía demasiado a la oscuridad. Ésta era un sitio donde nunca más quería volver a estar, demasiados años había habitado ya en ella; la tiniebla me recordaba mi pasado, y no quería regresar jamás a esos días en los que todo era oscuro y muy cruel. Sin embargo, ese resplandor resultaba demasiado cegador y también me asustaba cruzarlo.

Estaba indecisa y no sabía hacia dónde ir; además, por alguna razón sentía que no tenía demasiado tiempo para decidirme, así que debía tomar una determinación con rapidez.

Comencé a desandar mis pasos, dilucidando que quizá, en el otro extremo, todo se veía demasiado oscuro porque esa luz era brillante en exceso. Una vez más me detuve de improviso, inhalé y exhalé lentamente en una tentativa de ordenar mis pensamientos y calmar las náuseas que sentía, pero, a pesar de mis esfuerzos por mantener mi juicio a raya, la duda resultaba demasiado fuerte y la luz empezaba a apagarse, así que volví a correr hacia ella, porque no quería dejar que se fuera, temía quedarme atrapada en la oscuridad.

Una violenta sacudida en mi cuerpo me hizo saltar, y oí de nuevo esa voz, que también se diluía; quería ir hacia esa voz, ya que por alguna razón intuía que, si iba con esa persona que me estaba llamando, estaría a salvo, pero no podía moverme, y no podía hacerlo porque la confusión había invadido todo mi cerebro y no sabía hacia dónde dirigirme...

El pensamiento corría en mi cabeza una y otra vez, de ida y vuelta, y entonces una película en vívidos colores empezó a proyectarse en mi mente... estaba sonriendo cuando unos ojos de un azul grisáceo me miraron, y quedé hipnotizada, sin poder apartar la vista de ellos, y no era de extrañar, porque eran los ojos más hermosos y más raros que había visto en mi vida; el izquierdo tenía una manchita marrón que lo hacía único. Me gustaba mirarme en ellos, me gustaba sentir el calor que irradiaban, me gustaba el amor que trasmitían.

Las imágenes de pronto se tornaron confusas: una mano que sostenía otra mano mientras le colocaba un anillo, flores, música; creo que era una ceremonia... «Un momento, ¿ésa soy yo?» Sí, y estaba en una boda; no, no era una boda cualquiera, era mi boda; claro, me estaba casando con Luka. «¿Cómo he podido olvidarlo?» Miré hacia atrás, la luz se había extinguido. Bajé una mano y la apoyé en mi prominente vientre, y sonreí; mi tigre no había querido esperar a que naciera nuestro bebé y, aunque mi barriga era enorme porque ya estaba de casi ocho meses, por lo que no me sentía nada atractiva así y resultó un caos verme a gusto con algún vestido, él terminó convenciéndome para que nos casáramos, aunque estuviera embarazadísima; quería ser mi esposo antes que nuestro hijo naciera.

Miré a mi derecha, y vi a Mila, que estaba muy feliz. Sostenía mi ramo, ambas llevábamos vestidos muy parecidos y no pude dejar de sonreír cuando la vi maquillada. Mi pequeño diablillo, a ella siempre le encantaba imitarme y a mí me encantaba que quisiera parecerse a mí.

Entonces fue imposible no recordar los momentos antes de partir hacia la ceremonia.

* * *

—Eres una niña, no puedes ir toda pintarrajeada a nuestra boda —gritó Luka cuando entró en nuestra habitación.

Mila y yo estábamos sentadas frente al tocador, en bata, y fingíamos que estábamos acabando de arreglarnos; el pobre había estado todo el día con los nervios a flor de piel, y eso me hacía gracia, pues se supone que la novia es quien siempre está más inquieta, pero en este caso mi hombre estaba insoportable.

—Papá, pero si sólo es una sombra de color muy claro, un brillito en los labios y un poquito de rubor en las mejillas; no seas exagerado, es una fiesta y hay que arreglarse de forma especial, Nicole y tú no os casáis todos los días.

Él la miró asombrado, y es que esa niña, a veces, nos dejaba sin palabras con los planteamientos que nos soltaba; incluso nos llevaba a preguntarnos si realmente tenía sólo cuatro años o bien se trataba de un adulto reencarnado en el cuerpo de una cría.

—No me parece correcto —sentenció él, manteniéndose en sus trece—. Nicole —me miró con un cabreo de puta madre, pero yo sabía muy bien que él era siempre pura cháchara y que en verdad no estaba tan cabreado como quería aparentar—, quítale eso ya mismo de la cara.

—¿Por qué no te calmas, cariño? —le dije con pasmosa tranquilidad—. Negociemos; ella también quiere verse diferente, hoy es un día especial para todos.

—¡Y una mierda! De aquí, pintada como una puerta, no saldrá.

—Papá, esa grosería no se dice.

La miró fulminándola y luego dirigió sus ojos hacia mí.

—Nicole...

Lo miré esperando que terminase la frase, pero, manteniendo el silencio, nos observó a ambas y entonces, finalmente, dijo clavando sus ojazos color plata en mí.

—Sólo el brillo en los labios.

Miré a Mila; sabía que mi pequeña era buena negociadora porque por sus venas corrían los genes de su padre, pero también tenía claro que ella sabía muy bien cuándo su padre no iba a ceder y, calculando los chispazos que salían en aquel momento de los ojos de Luka, y la tensión que veía en su cuello, estaba segura de que ese día mi grandullón no lo haría; con todo, por supuesto, ella era una Bandini de pura cepa, y era testaruda al igual que él, así que, poniendo los brazos en jarra, replicó:

—No es justo, yo también quiero verme hermosa como Nicole. Mira, nos peinaron a las dos iguales, con rizos.

«Mila, cállate —quería advertirla—, o te lo hará sacar todo», pero, cuando los Bandini se enfrentaban, era mejor no meterse y que arreglasen las cosas entre ellos. No obstante, y aunque sabía que era mejor mantener mi pico cerrado, no pude, pues esa niña lograba darme la vuelta como a una media y, por lo tanto, o salíamos victoriosas o las dos terminábamos quemadas en la hoguera; así que me metí de todas formas, aunque le había prometido a Luka que nunca más lo iba a desautorizar. En fin, en realidad no lo estaba haciendo, eso no era desautorizarlo, era bregar porque todos quedáramos conformes.

—Le quito la sombra, y un poquito menos de rubor para que sus mejillas se vean con un sonrojo más natural, ¿de acuerdo? —Le guiñé un ojo y le tiré un beso, a ver si así conseguía ablandarlo.

»Auuu... —Me llevé una mano al vientre y la otra a la espalda, pues no sabía dónde agarrarme primero. Mi pequeño se había movido y me había pateado muy fuerte, haciéndome pegar un grito. El dolor no remitió de inmediato, duró algunos instantes, hasta que finalmente menguó—. Ves, estás enfadado, Bandini, y a tu hijo no le gusta y la pago yo.

—Joder, con vosotras dos es imposible o, mejor dicho, con vosotros tres, porque ese niño ya manda desde tu panza —gruñó rendido, y añadió—: Sin la sombra y con mucho menos rubor.

Mi tigre era un grandullón cascarrabias, pero lo adoraba; cuando entró en la habitación y encontró a su hija ahí escondida, puso el grito en el cielo; sin embargo, entre los tres lo habíamos convencido y me encantaba que se dejase convencer, que se dejase domesticar de esa manera, tan fácilmente; bueno, en realidad no siempre era así de sencillo, pero a menudo nos consentía.

* * *

De pronto un escalofrío me recorrió el cuerpo, y sentí miles de alfileres clavándose en mi piel cuando me di cuenta de que estaba viendo esas imágenes como espectadora.

Grité...

Sin embargo, mi voz no alcanzó a salir. Me llevé una mano a la garganta porque sentía algo atascado justo ahí, que no me permitía hablar, al tiempo que continuaba oyendo a Luka que me llamaba... todo era muy confuso, pero sí, era él quien me hablaba.

—Nicole... Nicole... nena, por favor, mi amor, no me dejes; por favor, lucha, no te entregues.

Me sentía aturdida, ¿cómo podía creer que quería dejarlo?, si él, Mila y nuestro hijo eran mi vida entera. Quería decirle que no se angustiara, que no me iría a ninguna parte, pero seguía sin poder hablar, seguía sin poder hacerlo. De repente sentí que mi cuerpo no quería otra cosa que rendirse, y entonces comencé a pelear con mi mente y mi corazón se sentía cansado. La angustia era inmensa; seguía percibiendo sus gritos y Luka estaba llorando, pero no era el único, pues los llantos eran una sinfonía y los gritos también...

Oh, no, ¿qué me pasa?, ¿dónde estoy?, ¿por qué no puedo verlo?, ¿por qué sólo puedo oírlo.

Uno

Luka

Daba vueltas en la cama, el brazo me molestaba y no hallaba una posición cómoda, pero eso no era lo que realmente me quitaba el sueño; el verdadero motivo era la noticia que había recibido un rato antes: volvería a ser padre.

Sentía que estaba subido en una nube desde que Nicole me lo contó; sentía que la vida había querido premiarnos de alguna manera por haber vivido todo lo que nos tocó vivir.

Cuanto más lo pensaba, más increíble me resultaba saber que, a pesar de todo el calvario que habíamos pasado, nuestro hijo había sobrevivido; hijo, o hija, a saber todavía qué era, pero no me importaba, lo único que le pedía a Dios era que naciera sano.

«Le diré a Nicole que vayamos al médico mañana; quiero que le practiquen más pruebas, para estar totalmente seguro de que ningún golpe de los que mi mujer recibió afectó al bebé. ¿Es extraño que no lo advirtieran cuando nos atendieron después del ataque?», conjeturé en silencio.

Nicole dormía a mi lado y el reflejo de las luces de la ciudad que entraban por el ventanal iluminaba su rostro. Era hermosa y sabía que jamás me cansaría de mirarla, estaba convencido de que en ella había encontrado el gran amor. La destapé con sumo

cuidado para observar su vientre; aunque sabía que aún estaba plano, por primera vez tenía plena consciencia de que en su interior había vida, una vida que habíamos creado

juntos y que me llenaba de ilusión.

—¿No puedes dormir? —me preguntó, sorprendiéndome.

—No era mi intención despertarte; lo lamento, cariño, pero estoy tan eufórico con

la noticia, aunque aún me cuesta creerlo...

—No te preocupes, no dormía. Yo también estoy eufórica, pues este bebé —se

tocó el vientre— no estaba en nuestros planes. —Cogió mi mano y la puso sobre su

barriga—. Yo tampoco me he hecho a la idea todavía, el caso es que no he tenido

tiempo de asimilarlo con todo lo que ha pasado.

—Tendremos un hijo.

—O una hija; tal vez sea una niña Bandini, no seas machista.

—No importa de qué sexo sea. —Me moví presuroso y besé su abdomen—. No voy a negarte que me encantaría que fuera niño, pues ya tenemos a Mila; sin embargo, ser padre de otra pequeña sería fantástico. —Le deposité mil besos más en el vientre, sin hacer caso a los tirones que me daba el brazo; maldito fuera, pues me hacía tener muy presente el calvario de aquella noche—. Quiero estar seguro de que todo está bien, y no me quedaré tranquilo hasta que vea otro doctor y me lo confirme. Mañana iremos al Lenox, conozco a alguien que nos podrá atender sin haber pedido cita.

»Oye, me preguntaba... ¿cómo es que, cuando nos atendieron después del ataque, los médicos no se dieron cuenta de tu estado?

—Sí que lo hicieron; en cuanto me quedé sola con ellos en Urgencias, ya que a ti te llevaron directamente a cirugía, fue lo primero que les hice saber tan pronto como logré centrar mis pensamientos. El caso es que les pedí que no dijeran nada; tú estabas muy conmocionado y no quería sumarte otra preocupación más.

—Has hecho muy mal, se supone que estamos juntos en todo. Al menos eso me dijiste cuando saliste imprudentemente del ascensor después de que lográramos ponerte a resguardo. Por cierto, aún no me he olvidado del disparate que cometiste, y ahora me enoja mucho más, al saber que no sólo pusiste en riesgo tu vida, sino también la de nuestro bebé.

—Tú eres mi vida, y en ese momento sólo podía pensar en ti; además, acababa de enterarme de lo del embarazo y aún estaba procesando la noticia. Luka, la situación me superó... estar dentro de ese ascensor y oír los disparos sin saber si estabas bien... Mi amor —me enmarcó el rostro, su tacto siempre lograba desarmarme, y mi corazón empezó a latir desacompasado, como la primera vez que me acerqué a ella—, creí que moría mil veces al pensar que podías estar herido.

—Y yo quise morirme mil veces cuando te vi salir y exponerte como te expusiste; quise correr y convertirme en tu escudo.

—Grandullón, deja de creerte Superman; tú no eres de acero, las balas penetran en tu cuerpo. —Masajeó con delicadeza mi hombro herido—. Te quejas de que yo me arriesgué, pero... ¿qué hay de ti? ¿Acaso pensaste en Mila y en mí?

—Todo el tiempo, sólo quería sacarte de allí y que todo acabara.

—Pues yo creo que fuiste más imprudente que yo. Si te hubiese pasado algo, ¿qué hubiera sido de Mila?

—¿Y qué hubiera sido de mí si te hubiese ocurrido algo a ti?

—Tienes una cabezonería...

—No quiero ni imaginar que te hubiera pasado algo a ti y también a nuestro hijo.

—Pero no nos ha pasado nada a ninguno, estamos aquí para contarlo; esta vez ganamos los buenos. —Me besó pausadamente; su lengua lamió mis labios y me hice cargo de ese beso, hasta que se alejó—. Me gusta oírte decir «nuestro hijo».

—Me gusta que por él estemos conversando de esto que nos habíamos negado a hablar. Pero ahora —besé su nariz respingona— es el momento de dejarlo todo verdaderamente atrás. Debemos olvidarnos de lo ocurrido y continuar de cara al futuro.

Ella asintió con la cabeza y se acurrucó contra mi cuerpo, aferrándose con fuerza a mi espalda.

—Me muero de ganas de que Mila se entere. ¿Te parece que se tomará bien la noticia?

—Creo que le encantará tener un hermano.

—Puede ser una hermana.

Mi risa estalló en mi pecho y la abracé desoyendo el tirón del brazo.

—Será un niño, lo presiento.

—Apostemos...

—Perderás.

—¿Cómo puedes estar tan seguro?

—Porque... yo sé el momento exacto en que gesté ese niño, y lo deseé mucho, y a mí las cosas siempre se me cumplen.

—Apestas a egocéntrico. No hay modo de que sepas cuando fue, y mucho menos si es un niño... a no ser que tengas superpoderes.

—Créeme, sé cuándo lo hice.

—Bandini, no lo hiciste solo, lo hicimos juntos.

—Pero yo le pedí a Dios que lo pusiera en tu vientre. —Le lamí los labios y, cuando me aparté, admiré la confusión en su rostro—. El día que te pedí matrimonio, mientras me derramaba en ti, me sentí tan poderoso que ansié con todas mis fuerzas que tuviéramos un hijo. Y no pensé en una niña.

—Eres muy poderoso, pero no tienes ese poder.

—Veremos...

—¿De verdad deseaste eso?

—Ajá...

—Es increíble, yo, ese día, también lo deseé; mientras me hacías el amor, mi mente voló y me imaginé teniendo a tus hijos.

—¿Quieres muchos?

—Tal vez uno más, porque ya tenemos a Mila.

—Te haré todos los que quieras; te prometo que será todo un honor y un placer trabajar para cumplirte el sueño.

* * *

Muy temprano, al día siguiente, le mandé un texto a la doctora Prosen, la médica que había atendido a Taylor cuando estuvo embarazada de Mila, y que me conocía muy bien. Tan pronto como vio mi mensaje, me llamó, así que le expliqué lo que ocurría y nos hizo un hueco para vernos antes de que comenzara a atender a los pacientes con turno en su consulta.

* * *

—¿Siempre lo consigues todo así de fácil?

—No siempre —Nicole me hacía el nudo de la corbata, ya que con una sola mano yo no podía; no veía la hora de empezar con la rehabilitación y dejar atrás todo lo vivido. La cogí por la cintura y tironeé de ella, aplastándola contra mi cuerpo mientras bajaba la mano para clavar mis dedos en su nalga. Nicole se pegó a mí sin oponer resistencia, aferrándose a mi cuello—; tú fuiste mi mayor desafío... conseguirte, así, obediente y entregada, me costó... bastante, ¿ya lo has olvidado?

—Ni obediente, ni entregada; enamorada, que es muy diferente.

—Como sea, te tengo sólo para mí, cuando lo desee, y como lo desee.

—Sólo porque yo también lo deseo. Y ahora deja de hacerte el irresistible, porque tengo que ducharme aún o llegaremos tarde a la consulta de la doctora esa a la que le has pedido el favor.

—La doctora Prosen. Cecilia te caerá muy bien, es quien trajo al mundo a Mila.

—Sí, ya me lo has dicho, pero no sé si quiero que me atienda la misma médica que atendió a... la madre de Mila.

Levanté ambas cejas y contuve una sonrisa, aunque creo que no lo hice muy bien; me encantaba verla celosa y reclamando su lugar junto a mí.

—No te burles. Sí, estoy celosa, ¿qué pasa?, y a ti te gusta y presumes de eso.

—Yo no he dicho nada.

—Ni falta que hace, Bandini. Déjame que vaya a ducharme. Ve a despertar a Mila, que ya he preparado el desayuno; hoy regresa al colegio y pronto vendrá Aos a recogernos. Debemos conseguir cuanto antes una niñera para que se quede con ella por la tarde hasta que lleguemos del trabajo, ya que la chica que nos ayudaba antes se marchó. Quiero regresar a mis tareas muy pronto —me frenó antes de que pudiera decir nada—. Shh, no me mires así, volveré al trabajo —sentenció muy decidida.

—No hay prisa.

—Quiero retomar mi vida normal. Hoy lo haces tú, ya que regresas a la empresa y aún no estás del todo bien, y no me he opuesto, así que... tú tampoco deberías hacerlo.

—Pero estás embarazada.

—Exacto: estoy encinta, no enferma.

—Estoy haciendo modificaciones en nuestras oficinas. —Le expliqué sosegadamente las decisiones que había tomado—. Tú y yo nos mudaremos un piso más arriba, y me gustaría que esperases a que esté todo listo, sobre todo por las nuevas medidas de seguridad.

—Luka, ¿por qué me entero de estas modificaciones justo ahora? Lo que pasó no volverá a ocurrir. Debes tranquilizarte; no quiero caer en mis inseguridades, lo estoy llevando bien a tu lado, pero si empiezas con eso...

—No quiero que te sientas insegura, de eso se trata, pero debo confesarte que no tengo ni idea de con cuánta gente de esa calaña mantuvo contacto Andrea, como tampoco sabemos cuántos consiguieron huir ese día, ni cuánta información poseía esa gente en cuanto a la seguridad del Bandini Heart, así que prefiero ser precavido y reforzar todo el sistema de seguridad del edificio, y sobre todo el de nuestras plantas. Aos y Liam ya se están encargando de todo. Sólo te pido unos días más, hasta que el piso nuevo que ocuparemos esté listo.

—No entiendo para qué quieres mudar nuestras oficinas; la mía era nueva y me encantaba.

—Podrás volver a redecorarla; de más está decirte que hubo que hacer muchas reparaciones.

—Lo sé, no eran balas de fogueo como en una película.

—Por eso mismo. Quiero que cuando regreses esté todo en orden.

—¿Siempre serás así, tan mandón?

—Con la seguridad de mi familia, no haré concesiones.

—En cuanto contratemos a una persona para que se quede con Mila, volveré, aunque no esté todo listo. No puedes encerrarme en tu ático.

—Nuestro ático.

Me miró y pude percibir claramente los engranajes de sus pensamientos; sabía cuánto le costaba aceptar que todo lo mío, muy pronto, sería también suyo, así que tercié.

—Nuestro ático; sólo falta que nos casemos, pero pronto le pondremos remedio a esa situación.

—No es momento para que hablemos de eso, pero tengo algunas cláusulas. Me voy a duchar o se nos hará tarde. —Me besó rápido, intentando escabullirse de mí, pero la cogí por la muñeca antes de que pudiera hacerlo.

—¿Cláusulas? No creo que haga falta ninguna, sólo que me ames tanto como yo a ti.

—Luego hablamos, grandullón. Me voy al baño.

Nicole

Tras dejar a Mila en el Montessori, el jardín de infancia al que asistía, llegamos a la consulta; como era temprano, la secretaria ni siquiera había llegado, así que la doctora fue quien nos abrió la puerta cuando Luka golpeó la puerta del consultorio.

—Luka, qué alegría volver a verte después de tantos años.

—Hola, Cecy. Es cierto, hace tiempo que no nos veíamos.

Me extrañó la efusividad con que se abrazaron, como si entre ellos hubiera una confianza que fuese más allá de una relación de paciente-especialista.

—Es que no hemos vuelto a coincidir nunca más... Desde que eres el CEO de Bandini —lo golpeó en el hombro sano—, te hemos perdido de todos los círculos sociales.

»A Mila siempre la veo en casa de Isabella. ¡Está tan mayor y tan guapa, esa niña!

Y pensar que yo la traje al mundo, pero... —hizo un alto en la conversación cuando se percató de que nosotros aún seguíamos fuera de su consultorio—... adelante, por favor.

Tú debes de ser Nicole —se acercó y me dio un caluroso abrazo y un beso en la mejilla —; no puedo creer que finalmente hayas cazado a este hombre. Déjame decirte que, entre nuestras amistades, lo tuyo se considera como una gran proeza.

—Prosen, mi mujer no necesita que tú la ilumines con nada, lo sabe todo de mí — intervino Luka mientras cerraba la puerta en su detrás; la doctora me tenía abrazada por

el hombro y me guiaba hacia el interior; yo estaba algo confundida por la familiaridad que se mostraban.

—Lo conozco de toda la vida, soy la mejor amiga de Isabella. Cuando quieras, nos juntamos y te revelo varios de sus sórdidos secretos.

—Se me hace que ése puede ser un gran plan.

—Cuando quieras, quedamos con Isa y disipamos todas tus dudas.

—Definitivamente creo que no ha sido una buena idea venir a tu consulta, había olvidado que eres tan bruja como mi hermana, ¡ja!, por algo sois amigas.

—¿Acaso tienes algo que ocultarme?

—Si soy un santo. —Me guiñó un ojo y me dio un beso en los labios antes de apartar la silla para que me sentara.

—No te asustes, sólo bromeo —me dijo la médica—. Este hombre, desde que ha sido padre, es casi un monje tibetano; creo que durante un tiempo barajó esa posibilidad, pero, cuando se enteró del celibato, desistió de la idea. Estuvo viviendo en China —me aclaró al ver mi cara de desconcierto—. No me hagas caso, Mila ha sido la principal fuente de reforma.

—Nada que no te haya dicho ya, cariño; sabes que no tengo secretos para ti.

—Ni tan santo ni tan monje cuando te conocí. Por cierto, no sabía que estuviste viviendo en China.

—Unos pocos meses; estaba obsesionado con esa cultura, luego te cuento.

—Lo siento, Bandini, no he pretendido ponerte en este aprieto.

—Eres una amiga genial, ya veo.

—Igualmente veo que Nicole te conoce muy bien, así que no he dicho nada que ella no supiera. Cambiando de tema, sé que tal vez no queráis volver sobre lo ocurrido, yo también querría dejarlo todo atrás si estuviese en vuestro lugar, pero, bueno, no puedo obviarlo... Siento mucho lo de Andrea, aún no puedo creerlo. ¿Cómo estás del hombro? Los dos tenéis aún magulladuras bien visibles en la cara.

—Tampoco yo puedo creerlo. El hombro se recupera lentamente, pero estoy bastante mejor; mañana empiezo con la rehabilitación, no veo la hora de quitarme este molesto cabestrillo. Todo fue una maldita locura, una puta pesadilla. —Luka estiró la mano y tomó la mía—. Por suerte estamos vivos para contarlo.

—Me alegra que ambos estéis bien. Cuando lo vi en las noticias, todo parecía irreal, era como estar viendo una película de acción.

—¡Imagínate para nosotros! —intervine, aguantando el escalofrío que siempre me

provocaba recordar aquello.

—Y pensar que él y yo estuvimos a punto de casarnos, no puedo creerlo.

Debí de parecer muy confundida, porque Cecilia me miró, se estiró sobre su escritorio y me cogió la mano que tenía apoyada en éste.

—Fui pareja de Andrea antes de casarme con Jace; mi marido es el hermano de Kevin. Juro que, cuando salí con él, él no era una mala persona. No doy crédito acerca de en qué se convirtió y, aunque suene reiterativa, no puedo creer que pudiera cambiar tanto.

»Pero bien, dejemos la charla y vayamos a lo nuestro. Para empezar, permitidme que os diga que me siento muy feliz de que hayáis venido a mi consulta. En verdad espero caerte bien, Nicole, e inspirarte confianza, sobre todo para que podamos seguir juntas en este proceso; no voy a mentirte, me encantaría traer al mundo otro hijo de Luka; también soy quien ayudó a nacer a Aerin, que no sólo es mi sobrina, sino que además es la hija de mi mejor amiga, pero estás en todo tu derecho de elegir al profesional que más te convenga; es sabido que lo más importante en este momento es que te sientas identificada con tu obstetra y que éste te infunda seguridad.

—No me matéis por lo que voy a preguntar —la interrumpí de pronto, y miré a los ojos a Luka; no sabía si en verdad decirlo; Cecilia me caía bien, era sólo que... necesitaba saber.

—¿Qué? Sólo dilo, Nicole.

Me cubrí la cara e inspiré una amplia bocanada de aire antes de hablar, luego los enfrenté a ambos.

—Es que veo que os conocéis muy bien y...

—¿Lo que quieres saber es si nosotros hemos tenido algo que ver alguna vez? — Asentí con la cabeza mientras miraba a los ojos a la médica amiga de Luka y de la familia—. Mira, te diré que este hombre le ha dado hasta al agujero de la cerradura, pero, a mí —se miraron durante un breve instante—, no, y nunca lo intentó tampoco.

Me congelé al segundo por la audacia de mis palabras anteriores, pero ya era demasiado tarde para arrepentirse, por lo que no me asombró que de la boca de Luka saliera un reproche que no intentó reprimir hasta esperar a que estuviéramos solos.

—¿Cómo crees que te traería a la consulta de una de mis ex? Nicole... —Levantó una ceja y me observó ceñudo; su ira se cocía a fuego lento.

Su amonestación frente a una extraña debería haberme molestado; sin embargo, mis palabras tampoco habían sido muy acertadas, así que lo comprendí y me sentí todavía más culpable.

—Lo siento, disculpadme los dos —expresé con mis emociones en conflicto.

—No la mires así, Luka; no es para nada descabellado pensarlo, pues es de dominio público que antes de Mila eras un gran donjuán. Yo en su lugar posiblemente hubiera creído lo mismo.

—Gracias, no me ayudes más.

—Lo siento, pero para todos los efectos debía saberlo antes de continuar; es que me caes bien —miré a Cecilia—, pero me habría sentido un poco incómoda si vosotros... zanjemos este asunto, por favor. —Me sentí más abochornada aún, si eso era posible, y entonces decidí dar el tema por concluido—. Si Luka confía en ti, tal vez yo también debería hacerlo; sé que él jamás me pondría en manos de un profesional que no fuera el mejor.

—Aguarda, esto no se trata de Luka... es tu cuerpo, tú eres la embarazada, así que eres tú quien debe sentirse cómoda. La situación que a Luka le tocó vivir con Mila es muy diferente a las cosas contigo, así que estoy convencida de que a él lo que más le importa es que tú te sientas bien.

—Por supuesto, cariño; no deseo imponerte nada, sólo he acudido a Cecilia por la confianza que le tengo y porque necesito saber fehacientemente que todo está bien, pero

luego podemos seguir con el profesional que tú elijas.

—Pues sigamos con la consulta, por favor. —Sacudí la cabeza mientras la sangre se agolpaba aún más en mis mejillas, sintiéndome más acalorada.

—Estás un poco sensible, pero es debido a tu estado, no te aflijas. Y tú —se dirigió a Luka en un tono de advertencia— no seas tan duro; deberás tenerle paciencia, porque a veces las mujeres, cuando estamos embarazadas, nos ponemos muy emotivas.

»Cuando yo estaba esperando a Thiago, me la pasé llorando por todo durante los nueve meses.

—¿Tienes un hijo?

—Dos niños, y con Jace hemos decidido cerrar la fábrica de bebés. Te aseguro que con ellos he cubierto mi cuota de maternidad, aunque no tengamos una niña.

Luka

De regreso del Lenox, un semáforo nos detuvo en la intersección de Park Avenue y la calle 77; estaba tan feliz que hasta tenía ganas de bajarme del Galibier y pararme en medio de la calle a gritar lo afortunado que me sentía, para que todos me envidiasen.

Enlacé mis dedos en los suyos, con más fuerza levanté su mano, que mantenía sujeta a la mía, y se la besé.

—Ven acá —le dije envolviéndola en un abrazo, y le devoré la boca con extrema posesión.

Mi lengua de inmediato se abrió paso entre sus labios y la besé desmedido, acariciando su lengua. No me importaba que Aos estuviera en el asiento del conductor y pudiera ver nuestra lujuriosa entrega; nos amábamos con demencial necesidad, y era tan inmensamente dichoso que eso era lo que ansiaba que todos viesen.

Sin embargo, Nicole tuvo más cordura que yo y se apartó mirando por el rabillo del ojo a nuestro chófer, aunque rápidamente pudo comprobar que él estaba centrado exclusivamente en el camino, sin hacernos el menor caso.

—Ya has visto que todo está bien, tigre. ¿Te has quedado más tranquilo?

—Inmensamente tranquilo, aunque también estoy muy acelerado... no puedo creer lo fuerte que late su corazón a pesar de ser tan chiquito. —Aún resonaba en mis oídos el eco del sonido de sus latidos cuando Cecilia le realizó una ecografía trasvaginal, para comprobar que todo estuviera en perfecto estado. Tras realizar el ultrasonido, se pudo constatar que no había de qué preocuparse a pesar de que Nicole hubiese recibido muchos golpes en la zona abdominal; no había rastros de ningún hematoma ni nada que indicase que nos tuviésemos que alarmar; al parecer el embrión estaba muy bien implantado.

De todas formas, le pidió que se realizara algunas pruebas de sangre y orina de rutina, como así también que empezara a tomar ácido fólico, para fortalecer el desarrollo del cerebro y del tubo neural de nuestro hijo, además de vitaminas prenatales.

—Siete semanas...

Nicole se tocó el vientre, y de inmediato rebuscó en su bolso la imagen de nuestro pequeño bebé, que Cecilia nos había impreso, el cual parecía, a simple vista, un renacuajo cabezoncito; con la ayuda de su explicación, pudimos ver que estaban empezando a aparecer los vestigios de las piernas y los brazos en forma de cuatro pequeños apéndices microscópicos, y que tenía una cabeza muy grande y una extremidad opuesta en forma de cola curvada, que nos aclaró que se trataba del último hueso de la columna vertebral, que aún sobresalía, pero que iría desapareciendo a partir de ese momento.

El Galibier se detuvo en una señal de stop y entonces Nicole se estiró y, por encima del hombro de MacGregor, le enseñó la imagen mientras le hablaba.

—Aos, quiero presentarte oficialmente al próximo Bandini que vendrá a este mundo en poco más de siete meses.

Nuestro chófer y guardaespaldas se giró, y sonrió muy francamente.

—¡Felicidades! Quiero deciros que me siento muy emocionado con la noticia, y... —miró la foto que Nicole le mostraba y lo noté vacilar— ... Luka sabe que realmente es muy difícil que yo me emocione por algo —clavó sus ojos acuosos en los de Nicole—...es una bendición, sin duda, y hasta me estáis haciendo invocar a Dios, y Luka también sabe que no soy una persona muy creyente.

—Gracias, Aos. ¡Luka y yo estamos tan felices!, nos encanta poder compartir contigo esta noticia.

Ella se movió y lo besó en la mejilla y luego MacGregor me estiró la mano y me dio un fuerte apretón.

Asentimos los dos con la cabeza; mi mujer, mi hijo y yo les debíamos a ese hombre y a Liam nuestras vidas, y estaría eternamente agradecido por ello.


195 vistas
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Instagram Social Icon
  • c-youtube
  • Blogger Social Icon

© Copyright 2015 - 2019

Todos los derechos y la información de ésta página son propiedad de:

Fabiana Peralta y www.fabianaperalta.com

Proudly created with Wix.com